8/21/2009

FOTOGRAFIAS RARAS DEL SIGLO XIX

Posted by Edwin Yanes on viernes, agosto 21, 2009 | 1 comment
En está imagen de calotipo, William Henry Fox Talbot muestra la construcción de la Columna de Nelson en la Plaza de Trafalgar en abril de 1844. El método de calotipo, creado por Talbot, produce una imagen en negativo y utiliza papel sensibilizado con nitrato de plata y ácido gálico.
En 1849 llegó de las fangosas orillas del Nilo a Inglaterra el primer hipopótamo. Con la llegada de Obaysch se duplicó el número de visitantes al jardín zoológico de Regent´s Park en Londres.
En el siglo XIX la fotografía sirvió también de registro oficial. Esta imagen de un pueblo cerca de Yokohama es parte de una larga serie de fotos de China y Japón realizadas por Wilhelm Burger, miembro de la misión diplomática del Imperio Austro-Húngaro, quien viajó hacia el este para fomentar relaciones comerciales.
El uso de la fotos de gente famosa con fines de publicidad es casi tan antigua como la fotografía en sí. Napoleon Sarony tomó en 1882 un retrato de Oscar Wide, que se usó para hacerle publicidad a un gran almacén en Nueva York.
El famoso fotógrafo, escritor y viajero John Thomson capturó una escena de la vida diaria londinense a finales de la década de 1870. Es un retrato de William Parragreen, conocido como “Cast-Iron Bill” o “Bill de hierro”, quién era conductor de un “ómnibus” de la época tirado por caballos.
Vista de la construcción de la represa de Asuán en Egipto tomada por D. S. George. En esa época la fotografía se empleaba también para reflejar el orgullo del Imperio Británico en grandes proyectos civiles.
Aunque en el siglo 19 la tecnología no permitía tomar fotos de campos de batalla o movimientos rápidos, los fotógrafos fueron pronto atraídos por las escenas de guerra. Según Alexander Gardner, la cámara capturaba “el horror y la realidad pura de la guerra en oposición a su reconstitución histórica”.

"No vale la pena hacer una vida infeliz, por un infeliz en la vida" Yanes

1 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.