8/02/2009

RAUL CASTRO

Posted by Edwin Yanes on domingo, agosto 02, 2009 | No comments
Castro: diálogo sí, pero sin capitalismo
"A mí no me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba". Así contestó el mandatario Raúl Castro, desde la Asamblea Nacional, a las propuestas de la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, y a los gobiernos de la Unión Europea.

Castro reafirmó, sin embargo, la voluntad de negociar, pero aclaró que "el diálogo debe ser respetuoso y entre iguales". Aseguró que Cuba está dispuesta a hablar de todo, pero dejando claro que no aceptaría negociar su sistema político y social.

Sobre el presidente de EE.UU., Barack Obama, Castro dijo que el embargo económico sigue intacto, persiguiendo a quienes comercian con su país, y recordó que el Departamento de Estado mantiene a Cuba en la lista de las naciones que apoyan el terrorismo.

Mencionó entre las medidas más favorables de Obama la eliminación de las restricciones para que los cubano-estadounidenses puedan viajar a la isla y enviar dinero a sus familiares, pero aclaró que ninguna ha entrado en vigencia todavía.

Modestos avances

Cosecha de boniatos en Cuba. Foto: Raquel Perez

El mandatario aseguró que, gracias a la distribución de tierras, aumentó la producción agrícola del país.

Castro hizo un repaso de las dificultades económicas del país por causa de la crisis mundial y de los ciclones que golpearon a Cuba el pasado año. Recordó la caída de los precios del níquel en un 50% y del turismo, que crece en visitantes pero cae en ingresos.

En este marco, habló sobre los avances económicos de su gobierno, a los que definió como modestos. El más importante es, según dijo, el equilibrio de la balanza comercial, lo que se logró sustituyendo importaciones por producciones cubanas.

Afirmó también que se había logrado mantener una estabilidad en los precios, que se incorporó un gran número de personas al trabajo y que las producciones agropecuarias habían aumentado a partir del reparto de tierras.

En el sector educacional, anunció el fin de las secundarias en el campo y la creación de 19.000 puestos de maestros más para el próximo curso escolar.

Conferencia Nacional de los comunistas

Productos en un mercado cubano. Foto: Raquel Pérez.

Uno de los mayores logros, según Castro, fue el equilibrio de la balanza comercial.

Raúl Castro, segundo secretario del Partido Comunista Cubano (PCC), explicó que se posponía el congreso de la organización política y en su lugar se convocaba a corto plazo una Conferencia Nacional, que deberá elegir a los miembros la dirección del PCC.

El VI Congreso debía haberse celebrado en 2000, pero su primer secretario, Fidel Castro, nunca lo convocó. Estos eventos se realizan cada cuatro años y tienen como objetivo definir las grandes políticas nacionales, además de elegir la dirección del PCC.

El argumento esgrimido por el Raúl Castro fue que se necesita tiempo para preparar los temas y consultar a la población sobre ellos. Mencionó, entre los asuntos de interés, la unificación monetaria y la eliminación de gratuidades y subvenciones.

Sin embargo, la Conferencia Nacional también le permitirá poner y sacar cuadros de dirección, con lo cual podría consolidar mucho más su posición dentro del PCC. Llegará así al VI Congreso con mucho más apoyo al proceso de cambio que ha emprendido en el país.

Institucionalización

Asamblea cubana. Foto: Raquel Pérez.

El parlamento aprobó por unanimidad todas las propuestas de leyes y de resoluciones.

La Asamblea Nacional es el parlamento cubano y está compuesta por unos 600 diputados que se reúnen dos veces al año para legislar. En esta ocasión se aprobó una ley de protección de museos y la creación de la Contraloría General de la República.

Este último organismo, que puede convertirse en el centro del proyecto de institucionalización que propone Raúl Castro, será el encargado de vigilar el funcionamiento de las instituciones estatales, la actividad de los altos cargos del gobierno y el respeto de la Constitución.

Una misión difícil en un país que durante cinco décadas estuvo marcado por un líder carismático, cuya palabra era fielmente respetada, incluso cuando ésta entraba en contradicción con la Carta Magna, como ocurrió con la prohibición de que los cubanos se hospedaran en hoteles.

Por otra parte, el presidente anunció que continuarán fusionándose ministerios con el fin de crear un aparato estatal más eficiente y barato, reduciendo gastos de personal y transporte. El objetivo es, además, una "cohesión armónica" entre el Estado, el partido y el gobierno.

"No vale la pena hacer una vida infeliz, por un infeliz en la vida" Yanes

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.