12/30/2009

EMOCIONES. EJERCICIOS PARA TRABAJAR CON EL ENFADO (CAPÍTULO 6)

Posted by Edwin Yanes on miércoles, diciembre 30, 2009 | 1 comment


HABLAR EN EL ESPEJO. Otro ejercicio que puedes hacer es hablar con la persona con quien estás enfadada delante de un espejo. Mejor siéntate y cógete una caja de pañuelos. Oblígate a darte mínimo media hora para evitar la tentación de salir corriendo. Date la paciencia de expresar tus sentimientos y escuchar, en tu imaginación, que te responde esa persona. Juega con el diálogo hasta que consigas que esa persona te diga lo que necesitas oír y tú te sientas en paz. Y a partir de ahí libérala de tu vida, dile que la perdonas, si así lo sientes, y que ahora podréis construir una relación diferente.
EL TEATRO. Puede que creas que si no le haces pagar a quién te ha hecho daño, nunca podrás perdonarlo. Si es así, date un tiempo para hacer este ejercicio. Coloca a la persona con quien estás enfadada en el escenario de  un teatro y siéntate de espectador. Haz que le pasen todas las cosas malas que tú quieras. Inflígele el castigo que tú creas conveniente en tu imaginación. Haz si quieres, que esa persona te pida perdón y te explique sus razones para haber actuado haciéndote daño. Cuando sientas que toda tu rabia y necesidad de castigo ya no son tan intensas, visualiza a esa misma persona disfrutando de cosas buenas. Imagínatela disfrutando de una vida maravillosa. Pon en su Vida todo lo mejor. Luego separa el escenario en dos, y colócate tú también en él y crea también para ti la Vida maravillosa que quieres tener y obsérvalas a la vez. Date cuenta que todos somos iguales y sólo queremos sentirnos bien y que a veces todos nos equivocamos. Cuanto sientas que se ha despertado en ti una sensación de comprensión y te sientas tranquil@ interiormente, abandona el teatro de tu imaginación.
DESCARGA FÍSICA. Muchas veces necesitarás buscar una manera física de expresar tu enfado. Puedes hacerlo golpeando cojines, corriendo a velocidad límite, bailando encima de tu cama, machacándote en una clase de aerobic, haciendo limpieza general etc. Date un tiempo límite para sacar a nivel físico toda la rabia que llevas dentro y busca una manera que te resulte agradable y no sea peligrosa ni para ti ni para los demás. Esto crea espacio para emociones nuevas y es un acto simbólico que indica que ya estás preparad@ para cosas diferentes. Muchas veces te darás cuenta que no llegas ni a aguantar el límite que te has marcado y toda la rabia que tenias era más sufrimiento (que es igual a  ficción mental de dolor auto-fabricado) que sentimientos reales. Puedes utilizar estos ejercicios tantas veces como necesites para hacer limpieza emocional. Si sientes que llevas una carga muy pesada, recuerda que a veces pedir ayuda es lo que demuestra que uno es más fuerte. Encontrarás mil talleres, y terapias individuales donde trabajar con estos sentimientos de forma profesional y sacando el mayor partido al aprendizaje. En cualquier caso, un proceso de enfado y rabia nunca queda concluido si no hay un acto de PERDÓN.

"La vida es dura en sí misma, pero nosotros la hacemos más dura con nuestro actuar" Yanes

1 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.