1/13/2010

MILAGROS DEL SEÑOR DE ESQUIPULAS (SIGLO XVIII)

Posted by Edwin Yanes on miércoles, enero 13, 2010 in | No comments

Los siguientes milagros aparecieron publicados por primera vez en la Novena al Santo Cristo de Esquipulas escrita por el Padre Nicolás de Paz en el año 1723.

Arrastrado por caballo desbocado sana
El año de 1711 vino en romería un mozo en compañía de su manceba, a cumplir una visita a esta sagrada Imagen pero al bajar al pueblo, lo derribó el caballo, quedando pendiente de un pie en el estribo y corriendo el animal  por la cuesta abajo, lo fue arrastrando, sin que ninguno lo pudiera socorrer. Paró al fin el caballo en la primera calle del pueblo en donde lo vieron con la cabeza golpeada, el cuerpo todo herido, reparando que aún estaba vivo: lo llevaron a la Iglesia y lo pusieron ante el altar de esta sagrada Imagen:  llamaron al  Señor Cura para que le diera los santos óleos, y estando oleándolo, levantó la voz pidiendo confesión, prometiendo al Señor casarse luego: se estuvo todo el día en la Iglesia y en la tarde salió bueno como si tal accidente no hubiera padecido.

Golpeado por un caballo, es curado.
El año de 1714,  un mozo que decía era ceremonia venir en romería a este Santuario; viniendo una vez con su madre a la fiesta de este Señor, nueve leguas antes de llegar a este pueblo, lo arrastró el caballo un cuarto de lengua, habiendo quedado sumamente golpeado y privado de los sentidos.  Hallándose la madre en tan grande aflicción, sacó una medida que tenía del Santísimo Cristo, y poniéndosela, volvió luego en su acuerdo, por lo que trayéndolo a esta Iglesia, lo pusieron delante el Señor y luego quedó sano.

Tres náufragos salvados
Admiración causa en sus aguas el mar de Jamaica a Puerto Caballos; Combatidas aquellas por una borrasca, sepultó  en su blandura una embarcación, acogiéndose a una tabla tres hombres, llamados Juan Medina, Jacinto de Ulloa y Antonio Flores, los dos primeros naturales de Córdova y el ultimo del Puerto de Santa María. En medio de tanta tribulación, se acordaron de clamar fervorosamente a esta Sagrada Imagen de Cristo Crucificado de Esquipulas, sabiendo que estaba su templo en esta Costa y prometiendo venir a  visitarla.
¡Caso maravilloso! Luego al punto se sosegó el mar, se aquietaron las aguas, se recogieron las olas, y vinieron venir una nave muy serena que se acercó a los miserables hombres, a quienes con las agonías de la muerte les faltaba ya el aliento: se acogieron a ella y la hallaron sola, y sin ningún gobierno la que los fue sacando a la ribera de Puerto Caballos; y lo mismo fue saltar a tierra los tres, que desaparecer la nave.
¡Oh y cómo podían decir estos dichosos hombres con el doctísimo Palacios: Navegamos en la navecilla de la Cruz hasta el huerto feliz de este Santuario, en donde estuvieron los tres cumpliendo su promesa por el mes de Mayo del año 1715.

Sobreviviente de un naufragio
Surcaba los mares de la Habana, Cuba, una embarcación y padeciendo gran tormenta se hizo entre pedazos. Juan González invocó a esta Sagrada Imagen, se acogió a una tabla y salio a esta Costa: vino en romería el año de 1716 a este Santuario, donde publicó el caso referido. 

Indígena curado de rabiar.
Rabiaba un indígena, llamado Juan Raymundo, por haberlo mordido un perro; y sin esperanza de remedio, le dio un Sacerdote a beber un poco de agua mezclada con tierra tocada a la Imagen de este divino Señor, y luego al punto dejo de rabiar y quedo sano.

Loco frenético vuelve a su sano juicio.
Loco frenético estaba Tomas de Vargas, natural del pueblo de Santa Ana de la Provincia de El Salvador, el año de 1721, y así después que lo tuvieron arado con cadenas mucho tiempo, ofreció su madre traerlo a este Santuario y servir un año y un mes; y ¡oh felicidad! lo mismo fue llegar a este santo Templo, que hallarse en si entero y santo juicio.

¡Le cae un rayo y sin novedad!
Una tarde, el día 15 de julio del año 1722, estando María de Cardona sentada junto a su marido sobrevino una  tempestad; a los relámpagos invoco el santísimo Cristo de Esquipulas, y en el acto le cayó un rayo en la cabeza, habiéndole bajado por la espalda, dejándole tan solo una leve señal sin tocarle la camisa y quedando ella sin aturdimiento alguno. Vino de romería el año de 1723, desde San Salvador, de donde ella era; y publicó este caso en el Santuario.


Dedo canceroso, sana totalmente
El año de 1723, vino a este Santuario el Presbítero Don Antonio Robledo, natural de la Villa de San Vicente de Austria, a dar las gracias a este Señor, porque hallándose con un dedo de la mano cancerado y siendo necesario cortárselo por no hallar otro remedio que aplicarle, el no lo permitió; y acordándose de este Señor y encomendándose muy de veras a El, se halló sano instantáneamente, viniendo a cumplir su promesa, y publicando él mismo el caso en este Santuario. 


"Señor de Esquipulas y de todo el mundo, bendice a mi pueblo y al mundo entero" Yanes

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.