6/16/2010

LA AUTOCOMPRENSION DEL INDIVIDUO

Posted by Edwin Yanes on miércoles, junio 16, 2010 in , , | 1 comment
Es sorprendente que el hombre, palmario origen, hacedor y exponente de  esas evoluciones, autor de todos los juicios y decisiones y planificador del porvenir, haya de reducirse a sí mismo a la condición de quantité négligeable. La contradicción —la valoración paradojal de la esencia humana por el hombre mismo— es, en efecto, cosa harto extraña v su única explicación parece residir en una insólita inseguridad del juicio: en una palabra, el hombre es un enigma para sí mismo. Ciertamente, se comprende que lo sea, por cuanto carece de las posibilidades de comparación necesarias paraalcanzar el conocimiento de sí mismo. Si bien en materia anatómica y fisiológica sabe diferenciarse de los demás animalia, como ser consciente, pensante v dotado de habla está desprovisto de todo criterio de autoapreciación. Es en este planeta un ser único que no puede ser comparado con nada parecido. La posibilidad de comparación y, así, de autoconocimiento sólo se daría si pudiésemos entrar en contacto con seres antropoides de otros astros. Mientras tal cosa no ocurra, la humanidad parece un ermitaño que sabe que desde el punto de vista de la anatomía comparadapertenece a la especie de los antropoides pero en lo que respecta a lo psíquico, según todas las apariencias, se diferencia sobremanera de sus parientes. Justamente por lo que se refiere a la característica más importante de su especie el hombre no puede conocerse y por consiguiente es y sigue siendo un misterio para sí mismo. 

Las pequeñas diferencias en más y en menos existentes dentro de la propia especie no revisten mayor importancia en comparación con las posibilidades de autoconocimiento que ofrecería el encuentro con seres de estructura parecida pero de origen diferente. Nuestra psiquis, principal factor determinante de todos los cambioshistóricos impresos a la faz de nuestro planeta por la mano del hombre, es hoy por hoy un enigma indescifrable y un misterioso portento, o dicho en otros términos, objeto de continuada perplejidad; la cual propiedad comparte ella con todos los misterios de la naturaleza, es verdad. Ciertamente, por lo que se refiere a esos misterios, abrigamos la esperanza de lograr aún muchos descubrimientos y de alcanzar a resolver los más arduos enigmas; en lo que respecta a la psiquis y a la psicología, en cambio, parece existir una extraña hesitación. No sólo es la psicología, como ciencia empírica, de muy reciente data, sino que tiene que pugnar siquiera por llegar hasta su objeto propiamente dicho. 

Fuente: Libro Presente y Futuro de Carl Gustav Jung

1 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.