7/28/2010

ABIGAIL MARTINEZ

Posted by Edwin Yanes on miércoles, julio 28, 2010 in , , , | 2 comments
HISTORIA DE UN MILAGRO
 
Abigail Martínez nació un 22 de febrero de 1965 en Jutiapa, Guatemala.
Hijo de padres campesinos, hizo realidad un sueño de niño: portar un uniforme militar. Abigail participa en el ejercito de Guatemala orgullosamente en las fuerzas elites en paracaidismo durante 3 años. Un espacio en su vida lleno de experiencia y momentos gratos, según recuerda.
Al salir del ejercito fue empleado como agente de seguridad de una hacienda en tiempos conflictivos en Guatemala, pensó que aquí su vida cambiaría dando un giro inimaginable: "era un día de trabajo normal, asistí como siempre e hice lo mismo de siempre, pero ese día no fue igual a los demás… sucedió que mientras ejercia vigilancia en las instalaciones de la planta accidentalmente hice contacto con uno de los generadores provocándose una descarga eléctrica de aproximadamente 13,200 voltios sobre mi cuerpo, no supe mas. Solo se que a partir de ese momento estuve inconciente y no desperté sino hasta después de 15 días. Estaba en la cama de un hospital y cuando abrí mis ojos me encontré con una realidad, ya me habían amputado el brazo derecho, parte de mis dos piernas y los daños no terminaron ahí posteriormente también perdí la vista de mi ojo izquierdo. Fue una experiencia difícil. Ahora se cuenta y pudiera decirse fácil pero fue muy impactante… imagínese un jovencito de 20 años y despertar en una realidad como esta.. uno piensa que la vida no tiene sentido"

Sin parte de sus piernas, sin su brazo derecho con la perdida del ojo izquierdo en su totalidad y solo el 40% del ojo derecho funcionando. Abigail después de 15 días de inconciencia recorre en una lucha intensa no solo en aceptar la realidad, su realidad sino en el proceso de adaptación y recuperación. Durante este tiempo sentía en el la necesidad de buscar "algo", sin saber con exactitud que, quizás repuestas, quizás consuelos, quizás justificaciones, explicaciones o lo que fuera, algo que pudiera alentarle en una vida, que para el había perdido todo sentido: "tenia la necesidad de buscar algo… algo mas y de todo lo que buscaba no encontraba nada… es entonces cuado de pronto, justo en ese momento encuentro la ayuda de Dios, ahí es cuando realmente empezó"

Su encuentro con la música según nos relata el propio Abigail fue algo verdaderamente "Gracioso", canta en el momento donde el cree que no sabe hacerlo, pero la vida le tenia deparada una caja de sorpresas dejándole al tiempo el privilegio de mostrarla y así fue, llegado el momento. Abigail descubre que tiene la facilidad para hacerlo, esto se logra a través de un amigo quien cuenta con un pequeño estudio musical, "casero". Este amigo había hecho algunos arreglos musicales desde hacia mucho tiempo atrás. Un día Abigail le visita a su amigo le pide cantarlos, se trataba de canciones tradicionales que se escuchan en las iglesias, lo deja ensayándolos y unas horas después le invita a grabarlos. Nunca se imaginaron que generarían un impacto positivo en quienes le escuchaban. Este fue el primer paso para un nuevo reto, un sentido diferente a su vida un deseo de preparación y superación, pues algo tenia que hacer, algo quería dejar. Fue el inicio inesperado de aproximadamente 15 producciones ya grabados profesionalmente, 80 canciones escritas por el. Todas ya grabadas.

He aquí el inicio de otra lucha, una carrera que se empieza: "era difícil porque no tenia los medios y los recursos. Además quiero decirte que en lo personal me llama mucho la atención lo que me paso, porque generalmente uno piensa que la gente es mas sensible cuando ve a personas con algún tipo de limitación y cuando quiere ayudarles resulta mas fácil sacar una moneda. Pero es muy cierto el refrán que dice que es mejor enseñar a pescar que dar el pescado, porque en ese momento solucionas un problema pero y ¿mañana?. Ese amigo hizo algo muy especial conmigo, seguramente no se imagino jamás hasta donde podía llegar, recuerdo que el primer pedido de 27 cassetes, el los pago".
“¿Quién soy yo? Fue la primera canción que Dios me inspiró, recuerdo que iba caminando a una tienda una mañana; estaba muy contento y entonces empecé a tararear las palabras y realmente a preguntarme de veras ¿Quién soy yo para que Dios se interese por mí? Así empezó. Esta canción paso años escondida en el closet hasta que después la grabé y de aquí surgió ya el deseo de seguir componiendo música”.

Lo que Dios a puesto en Abigail son la perseverancia y el valor para seguir adelante. “La vida nos presenta tantos retos donde se necesita el valor, ganas, coraje para luchar, de superarlo, pero yo sé que se puede lograr con ayuda de Dios porque mientras yo quise lograr todo con mis propias fuerzas, no me funcionó, ahí está la clave. Yo le digo a la gente que busquemos cada día hacer las cosas con la fuerza de Dios pues uno ni siquiera se imagina como puede Dios usarlo para hacer muchas cosas en beneficio de tantas personas, ésta ha sido mi experiencia de tantos años. Por supuesto, ha habido altibajos, pero al final veo que vale la pena luchar por vivir, seguir adelante por adversas que sean las situaciones de la vida, en las diferentes maneras en las que se presenten. No necesariamente tienen que faltarte los pies o el brazo o la vista para limitarte tanto, para mí ha sido una experiencia de lucha, dedicación, valor y perseverancia.
A pesar de todas estas pruebas, también recuerda con satisfacción las metas alcanzadas, después de 20 años del accidente, Abigail comparte además la satisfacción de saber que su experiencia de vida ha servido a mucha gente de diferentes países sin importar culturas, costumbres ni edades, como un ejemplo vivo de valor y de servicio. “No importa de dónde sean, cuáles son sus costumbres o qué edad tengan pero el deseo de perseverar buscando esa bendición, el amor de Dios, es lo que nos hace falta a todos y en todas partes”.

Cualquiera pudiera afirmar que los momentos mas difíciles son los que se viven con el accidente y no se equivocarían, pero a partir de aquí vienen muchos otros que enfrentar, muchos retos a superar. Abigail se da cuenta que su condición de limitación física es determinante en su forma de vida, aprende que según su propia realidad la discapacidad es como estar “desarmado” y sin tener con que luchar. El decide regresar a la compañía donde laboraba pero la única respuesta es negativa, ahora ya no puede trabajar, una nueva lección le da la vida, a su juicio aprende “el hombre es reemplazable, hoy estás y mañana hay otros”. Realidades que según Abigail son difíciles de aceptar, entonces había además que enfrentarse a sentimientos de incapacidad, impotencia e incertidumbre. Hubo quien le propusiera lo fácil o mejor dicho lo menos complicado dada su condición, irse a una esquina y esperar vivir de la caridad pública, hubo quien le ofrecía tener una “carretilla” de dulces, pero... “yo sentía que podía hacer más, a lo mejor era mi arrogancia. Pero estaba decidido también a no esperar que del cielo me cayera el maná”. Esta determinación lo hace empezar como vendedor ambulante en las calles de su ciudad natal, se recuerda subiendo y bajando de los autobuses con su mochila en la espalda, con su bastón y sin límites ir a cualquier lugar sin parar. Así poco a poco va descubriendo por sí solo esa caja de sorpresas que la vida le tenia guardada sólo para él. “Fui descubriendo que no era simplemente quedarme en donde estaba, sino caminar. Fue muy interesante porque aprendí también cómo la gente generalmente juzga con facilidad sólo en las apariencias y a pesar que era una situación que no lograba entender, en medio de ella y de toda mi necesidad iba descubriendo el verdadero propósito de mi vida”.

Abigail desde hace 12 años aproximadamente se ha dedicado a llevar su testimonio de vida a quienes le desean escuchar, lo mismo lo hace en un gran estadio como en un salón pequeño o en algún hogar. No importa si es cerca o lejos de su natal Guatemala, ha recorrido muchos países. Para él no hay distancia, no hay tiempo, solo su voz, sus recuerdos, su inspiración, su canto y su fe... en Dios.

NO TE RINDAS

Fuente: http://www.abigailcanta.com/principal.html

2 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.