7/05/2010

EL NIÑO POBRE

Posted by Edwin Yanes on lunes, julio 05, 2010 in , , | 6 comments
EL NIÑO POBRE
Erase una vez hacia el año 2002 en un pueblito llamado Buena Vista situado en el oriente de Guatemala  había un niño muy pobre pero con grandes aspiraciones llamado Anastacio Thomas, era un niño nacido en una familia de humildes campesinos que soñaba en conquistar el mundo.  Su vida siempre llena de alegría y apostándole al amor a través de libros de poesía que en su escuela leía. Sucedió que un día yendo de la escuela hacia su pobre choza vio a una niña hermosa llamada Anacleta Sinforosa  la cual cautivo su alegre mirar, diciendo oh Dios que niña tan  hermosa, me gustaría saber su nombre y por cosas de casualidad o buena suerte cerca ve a un niño, al cual se acerca y le pregunta, oye amiguito, vos sabes como se llama esa niña tan hermosa, sí responde el niño exclamando su nombre es Anacleta Sinforosa, y responde Anastacio Thomas hasta su nombre hace rima con esa cara hermosa.  Ese día Anastacio Thomas se fue a casa suspirando de emoción recordando el dulce rostro de Anacleta Sinforosa, diciendo en su yo, esa niña hermosa tiene que ser mi esposa.  Al siguiente día nuevamente yendo hacia la escuela ve a esa niña tan hermosa que lleva por nombre Anacleta Sinforosa, y haciendo honor a su nombre de valiente hombre, decide acercarse y saludar a la musa de sus sueños a la diosa de su amor. La primera palabra que le dijo fue, hola, hola niña hermosa, por su parte Anacleta Sinforosa decide ignorar ese saludo cordial de Anastacio Thomas, pero Anastacio no se da por vencido y rápidamente piensa que a la mejor no fue tan cordial su saludo y le dice, perdón por llamarte hermosa,  pero mi deber es siempre decir la verdad, aunque la verdad me lleve a la muerte.  A tales palabras por fin responde Anacleta Sinforosa diciendo me gusta tu forma pensar, pero si en tu mente anidas ilusiones conmigo, es mejor que las eches al olvido, pues se nota que eres un niño pobre y simplemente no eres mi estilo.  En ese momento la sonrisa de Anastacio Thomas desaparece por completo y como buen perdedor decide irse a la escuela a leer algunos poemas pensando en la niña de sus sueños, mientras está leyendo poesía encuentra un poema titulado mi primer amor, sin pensarlo dos veces decide copiarlo en una hoja de su cuaderno para luego dárselo con mucho amor a Anacleta Sinforosa la niña más hermosa de Buena Vista. Al dirigirse de regreso a casa nuevamente ve a la niña preciosa, la diosa de su amor, inmediatamente se acerca y con una sonrisa dibujada en su rostro saca de su bolsa, donde humildemente guarda sus cuadernos, un papel con cierto diseño, unas rosas y mariposas, que adornan el poema que copio para ella, titulado mi primer amor.  Anastacio Thomas emocionadamente lo saca de su bolsa y se lo entrega a su primer amor, Anacleta Sinforosa, quien se lo recibe con un rostro burlesco y delante de Anastacio Thomas lo rompe y le tira los pedacitos en la cara, diciéndole que simplemente no es su tipo, que a ella le interesa alguien con dinero y buena familia, no un campesino como él.

Anastacio Thomas da por perdida  la batalla, pero con mayores anhelos y sueños, decidido a estudiar por el resto de su vida, buscando cada día ser mejor y para serlo abandona su ciudad de Buena Vista, yéndose a estudiar a otra ciudad llamada la Perla de Oriente, en la cual logra destacarse como licenciado en derecho y escritor de poesía, su pasión desde niño. Un día siendo todo un profesional de éxito y no un campesino más, decide regresar a visitar a sus papás a la ciudad de Buena Vista, que por cierto le traía algunos recuerdos no tan agradables como el haberse enamorado de Anacleta Sinforosa la mujer que hirió sus sentimientos desde muy niño, pero con su autoestima bien alta cuando llega a su antigua casa, una choza humilde de paja, luego de compartir la emoción, abrazos y besos con sus amados seres, pregunta por la famosa y recordada Anacleta Sinforosa, a tal pregunta sus padres responden que se casó con un hijo del millonario Tebas Solo, pero por lo que cuenta la gente a pesar de ser millonarios, no vive bien, la suegra la deteste y el marido la engaña con una jovencita más linda que ella y de menor edad.
Anastacio Thomas suspira y dice, en esta vida nada es para siempre…

6 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.