9/21/2010

LA ASERTIVIDAD EN LAS RR.HH

Posted by Edwin Yanes on martes, septiembre 21, 2010 in , , | 3 comments
La asertividad en las RRHH
Introducción 
Hay quien considera que asertividad y habilidades sociales son términos sinónimos. Sin embargo, la asertividad es solo una parte de las habilidades sociales, aquella que reúne las conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

 Ejemplo: Usted se sienta en un restaurante a cenar. Cuando el camarero le trae lo que ha pedido, se da cuenta que la copa está sucia, con marcas de pintura de labios de otra persona. Usted podría:
a) No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
b) Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que nunca volverá a ir a ese establecimiento.
c) Llamar al camarero y pedirle que por favor le cambie la copa.
 
Este ejemplo ilustra los tres puntos  principales del continuo de asertividad:
 Estilo pasivo, Estilo asertivo y Estilo  Agresivo
Ni a) ni b) son conductas apropiadas en esa situación si lo que se pretende es reducir el estrés.

Estas formas de comportamiento son a veces ineficaces para la vida social, generando malestar. Sin embargo, como cualquier otra conducta, es algo que se puede ir aprendiendo con la práctica.
Una de las razones por la cual la gente es poco asertiva, es debido a que piensan que no tienen derecho a sus creencias, derechos u opiniones. En este sentido, el entrenamiento asertivo no consiste en convertir personas sumisas en quejitas y acusadoras, sino a enseñar que la gente tiene derecho a defender sus derechos ante situaciones que a todas luces son injustas.

CONCEPTUALIZACIÓN 
La Asertividad se define como: "la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento". Está en el tercer vértice de un triángulo en el que los otros dos son la pasividad y la agresividad. Situados en el vértice de la pasividad evitamos decir o pedir lo que queremos o nos gusta, en la agresividad lo hacemos de forma tan violenta que nos descalificamos nosotros mismos.

Emplear la asertividad es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara. La asertividad consiste también en hacer y recibir cumplidos, y en hacer y aceptar quejas.

El elemento básico de la asertividad consiste en atreverse a mostrar los deseos de forma amable, franca, etc., pero el punto fundamental consiste en lanzarse y atreverse. Lo que se expone es ayudar a mostrar lo que se siente y desea, porque se sabe que lo que se esta haciendo es de forma adecuada, que nadie se puede ofender. Esto ayuda a atreverse a hacerlo.  Pero cuando la ansiedad es demasiado grande hasta el punto de que impide expresar los deseos, hay que plantearse una estrategia para superarla. Se pueden encontrar formas en la psicología cognitivo conductual que ayudan a superar la ansiedad y enfrentar y superar los límites que  imponen las ansiedades y los miedos. La asertividad conduce a una reducción notable de la ansiedad.
Olga Castanyer, en su libro "La asertividad: expresión de una sana autoestima" [Ed. Desclée de Brouwer, 6ª edición, 1997], lo define de forma sencilla como la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. La persona asertiva conoce sus propios derechos y los defiende, respeta a los demás, por lo que no piensa ganar en una disputa o conflicto sino que busca de forma positiva los acuerdos.

En pocas palabras se puede decir que la persona asertiva:

1.-Sabe decir "NO" o mostrar su postura hacia algo:
  
Manifiesta su propia postura ante un tema, petición, demanda.
 Expresa un razonamiento para explicar/justificar su postura, sentimientos, petición.
Expresa comprensión hacia las posturas, sentimientos, demandas del otro.

 2.-Sabe pedir favores y reaccionar ante un ataque:

 Expresa la presencia de un problema que le parezca debe ser modificado.
 Sabe pedir cuando es necesario. Pide clarificaciones si hay algo que no tiene  claro.

 3.-Sabe expresar sentimientos:

Expresa gratitud, afecto, admiración... Expresa insatisfacción, dolor, desconcierto...
Una vez que se recuerdan estas premisas toca ahora ver cómo se hace para trasladar estos conocimientos a los niños (as) que como se sabe, están en formación y requieren de atención y cuidados.

Los defectos y virtudes son fruto de las experiencias y mensajes que en su día transmitieron los mayores que nos rodeaban y ahora es nuestra responsabilidad, la obligación de influir en los más pequeños y educarlos según los patrones de conducta más adecuados y entre ellos está el de ser asertivos. La asertividad se aprende, no es innata. Se aprende con la práctica y se debe reconocer que es una obligación moral enseñarles a los niños (as), saber estar y comportarse tanto con los iguales como con los adultos

La interrelación en las relaciones personales  puede ser una fuente  de satisfacción si existe una comunicación abierta y clara; y si la comunicación es confusa, puede originar problemas.  El saber comunicarse de una manera clara  es una habilidad que puede ser aprendida. Y uno de los componentes de la comunicación es la asertividad. ¿Qué es asertividad? Es la capacidad de autoafirmar los propios derechos sin dejarse manipular por los demás. Es una capacidad que hay que aprender porque no es innata.
Una persona asertiva sabe decir no; muestra su postura ante algo; sabe pedir favores y reaccionar ante un ataque y sabe expresar sentimientos.

Se aumenta la asertividad ensayando situaciones problemáticas y ofreciendo alternativas de conducta.

Por:
Alex Vladimir Aedo Vilugrón

3 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.