10/12/2010

EL MISTERIO DEL HOMBRE

Posted by Edwin Yanes on martes, octubre 12, 2010 in , , | No comments
El hombre siempre ha sido un misterio para sí mismo. Aunque se trate de lo que tenemos más cerca, nuestro propio ser nos resulta tantas veces indescifrable. Son muchos los intentos de definición del ser humano, desde los primeros intentos de los clásicos (animal racional, animal político, etc.), hasta las abundantes y variopintas descripciones de los filósofos y antropólogos de los últimos siglos.La persona humana es una estructura compleja. No es simplemente corporal, como los animales. No es espíritu puro, como los ángeles. Pero tampoco es una especie de espíritu embutido en una funda de carne. El cuerpo no es para el alma una cárcel de la que liberarse, como opinaba Platón. El cuerpo no es tampoco un simple instrumento, manejado por un espíritu independiente y aséptico que lo puede dominar a su gusto: eso sería caer en un espiritualismo barato. El cuerpo es parte  esencial de la persona, de la personalidad, y del ser humano como individuo.

Con frecuencia, en los últimos tiempos, se ha descrito al hombre como si fuera mera bioquímica, o se lo ha reducido a un conjunto de instintos e impulsos irracionales. El hombre es materia, pero también espíritu. Ser hombre es ser persona. Y el ser persona le viene por el espíritu, aunque el espíritu no sea sino una “parte” de su ser. Y escribo “parte” porque cuerpo y espíritu no son partes separadas, no son dos elementos independientes que se juntan para formar un ser humano.

Muchas veces se ha planteado la pregunta — ¿Dónde está el alma? Y se supone  implícitamente que preguntamos — ¿En qué parte del cuerpo reside el alma? Quien pregunta eso, considera evidente esta primera respuesta: — El alma está en el cuerpo. Y, sin embargo, esto es falso.

El alma no “está” en el cuerpo. Es más bien al revés. Es el cuerpo quien “está” en el alma. Porque es el alma quien hace vivir al cuerpo. No es el cuerpo el que contiene al alma, es el alma la que contiene al cuerpo. Podemos decir que el cuerpo es parte del “contenido” del alma, porque una parte de las energías del espíritu humano se agotan en hacer vivir al cuerpo. Un cuerpo que es vida orgánica, parte del mundo material, pero que también expresa y sirve de vehículo para la intimidad del alma.

El cuerpo humano es cuerpo — material — y es humano — espiritual —, y las dos cosas tienen el mismo origen real, porque su único principio vital es el espíritu. De ahí proviene la diferencia de expresión entre los cuerpos de los animales y el cuerpo humano. Si, como dice el refrán, “la cara es el espejo del alma”, eso se debe a que la vida biológica de esa cara proviene del espíritu humano. Es el alma quien da la vida al cuerpo. Y por eso el cuerpo expresa y realiza el espíritu que lo anima, formando con él la estructura unitaria, y compleja, de la persona humana. Ahora bien, ¿qué es ser persona?

Fuente: http://blogs.cope.es/pensarlafe/un-bicho-que-busca-a-dios/1-ser-persona/1-quien-es-el-hombre/1-el-misterio-del-hombre/

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.