12/22/2010

LA EPISTEMOLOGIA

Posted by Edwin Yanes on miércoles, diciembre 22, 2010 in , , | No comments
"Actualmente en la filosofía existe la errónea creencia de que los grandes sistemas e ideales de la modernidad han caducado por ser imposibles de realizar". Esta es una aseveración de Miguel Ángel Quintanilla cuando crítica la posición de las filosofías posmodernas. La cual es totalmente correcta y vigente, porque las llamadas filosofías posmodernas piensan que en tanto es muy difícil mantener los ideales de la Ilustración y la modernidad, el sentido de progreso y de racionalismo en la ciencia y la tecnología, y el ideal de la racionalidad política son imposibles y, por tanto, se justifican diciendo: "no son deseables para la humanidad". Como afirma Miguel Ángel Quintanilla: "que sean difíciles de mantener estos ideales no quiere decir que haya de abandonar tal empresa". Lo que ha hecho la filosofía posmoderna es optar por el relativismo y el irracionalismo, porque sencillamente cree que es más cómodo, pero no porque sea más interesante.
Esta posición relativista de la filosofía posmoderna de llegar y ser asimilada por estudiantes de filosofía, sólo los llevara a la confusión y deserción. Por eso, para los estudiantes de filosofía es muy importante tener claro y preciso qué es la filosofía. Y aquí Miguel Ángel Quintanilla es bastante claro. Para este filósofo español: "la filosofía es una actividad intelectual que consiste en aclarar conceptos y construir teorías de carácter general, que puedan ayudar a otra gente a comprender el mundo, a comprender nuestra actividad y nuestro conocimiento del mundo".
"La filosofía es el origen y la base de todo el conocimiento sistemático y organizado, desde la antigüedad hasta nuestros días. Por lo cual, aunque uno puede hacer filosofía y dedicarse sólo a la especulación, debe estar siempre atento a la realidad, al conocimiento científico de la realidad, a la transformación tecnológica de la realidad y a la intervención política de la realidad". A saber, un filósofo realista debe ser un filósofo en contacto permanente con la realidad.

Esta definición de Miguel Ángel Quintanilla es una de las mejores definiciones de filosofía que he encontrado, porque evita la confusión y el enredo, además de romper con aquel mito medioeval de que la filosofía sólo reflexiona acerca de los problemas planteados en los textos clásicos. Quintanilla nos propone dialogar con personas que no sean filósofos, con gente común de la calle, saber que problemas les interesan, y tratar de afrontar filosóficamente sus problemas. Es necesario nutrirnos de la experiencia de la vida cotidiana. Asimismo, acercar a la gente común a la ciencia y a la filosofía.

Como también es necesario, según Pablo Iannone, la investigación filosófica actual, cuando aborda un problema, de ver qué conexiones interdisciplinarias pueden tener los resultados de esta investigación. Establecer conexiones interdisciplinarias son útiles en filosofía para dilucidar ideas como la de progreso tecnológico en nuestra sociedad. Por eso, Fernando Broncano afirma: "el progreso es lo que nosotros queramos que sea. El desarrollo tecnológico por sí no existe; somos nosotros los que podemos pensar en la tecnología que queremos controlar y manejar en nuestras sociedades".

Ahora bien la filosofía posmoderna solo produce confusión e incoherencia en todas las formas de conocimiento. Por eso, Ernesto Garzón Valdés y Roberto Vernengo desde la filosofía del derecho critican esta posición. "La confusión que engendra la filosofía posmoderna es tal, asevera Garzón Valdés, que cualquiera está autorizado a decir cualquier tontería, y se piensa que mientras más confuso es, se es más profundo y erudito. Esto no conduce a ninguna cosa clara; al contrario, ha contribuido enormemente a confundir a la filosofía y a la ciencia jurídica". Por tanto, no hay que confundir oscuridad con profundidad.

Mosterín para eludir la confusión y la oscuridad de las filosofías posmodernas Jesús Mosterín propone una nueva definición de filosofía analítica. Esta definición ya no es la definición clásica de la filosofía analítica, ya no es la tesis verificacionista del significado de un término, de una palabra, de un concepto. Para Jesús Mosterín está tesis analítica es ya una filosofía superada, aunque siga habiendo filósofos analíticos en este sentido.

Mosterín plantea una definición de filosofía analítica en otro sentido, en un sentido más general, significa filosofía aquella que pretende tener un nivel alto de honestidad intelectual. Esta filosofía pretende hablar con claridad, pretende explicar y definir las nociones que usa, pretende dar argumentos racionales para la tesis que sostiene. Es una filosofía en la cual la oscuridad no se valora como profundidad, sino que la oscuridad se rechaza como también se rechazan los conceptos blandos.

La finalidad de Mosterín es contribuir a la exactificación de la ciencia y de la filosofía. Todo argumento propuesto debe ser explicado, definido y probado con exactitud. Porque una filosofía ambiciosa debe conocer la realidad y siempre estar ligada a la ciencia, y no como aquella que renuncia a conocer la realidad y sólo se conforma con hacer comentarios de textos y notas a pie de página.

Para finalizar este tema, Mario Bunge es muy claro y concreto no sólo en su sistema filosófico, sino en su crítica a las filosofías posmodernas. Mario Bunge desde una ontología materialista y una epistemología realista sostiene que las filosofías posmodernas tienen unas posiciones simplemente oscurantistas. Puesto que, creen, al mejor estilo de los predicadores evangélicos, que ha llegado el fin de la ciencia, el fin de la razón, el fin de la historia, etc., donde cualquier cosa está en su fin. Para Bunge las pseudociencias posmodernas y hermenéuticas están en crisis y son desastrosas, porque erróneamente hacen ideas contrarias a la realidad, a la razón y a los avances científicos contemporáneos. A saber, posmodernos y hermeneutas hacen reflexión enajenados de la realidad.

Para Mario Bunge, los posmodernos y hermeneutas desconocen que el mundo está compuesto de cosas concretas, que todo es parte de un sistema, que no hay cosas aisladas, que todas las cosas están ubicadas dentro del espacio y tiempo, que todas las cosas cambian, que están en continuo movimiento, que nada viene de la nada y nada va hacia la nada, que la sociedad es un sistema concreto, y que el individuo es un individuo social, que no vive aislado y, por tanto, el individuo no reflexiona en el vacío sino dentro de un sistema social.

Estas aseveraciones de Bunge son muy importantes, porque en la actualidad la enorme mayoría de psicólogos ignoran los avances de la neurobiología y la fisiología, y persisten todavía en una posición animista, una psicología animista que estudia al hombre abstracto y no tiene nada que ver con el hombre concreto. Por eso, de la significación de la interdisciplinariedad planteada por Mario Bunge. Para este filósofo argentino no hay fronteras estrictas entre disciplinas, o mejor dicho, estas fronteras son artificiales. El objetivo es facilitar en lugar de obstaculizar el transito, el flujo entre las distintas disciplinas. Esto no solo permitirá solucionar problemas estrictamente científicos, sino problemas sociales como la pobreza y la desigualdad social.

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.