11/19/2012

ZOON POLITIKON

Posted by Edwin Yanes on lunes, noviembre 19, 2012 in , , , | No comments

Sonriendo y meditando
1.- Zóon politikon (en griego, ζῷον: animal, y πoλίτικoν: social o político) es una expresión escrita por el filósofo estagirita Aristóteles en su libro 1 de Política. El significado literal de la misma es: “animal social” o más específicamente “animal político”, y hace referencia al ser humano, el cual a diferencia de los animales posee la capacidad natural de relacionarse políticamente, o sea crear sociedades y organizar la vida en ciudades-estado.


2.- Cuando Aristóteles definía al hombre como “zoon politikón”, hacía referencia a su dimensión social y política. El hombre y el animal por naturaleza son sociales, pero solo el hombre es político, siempre que viva en comunidad. Por tanto, la dimensión social ayuda a constituir la base de la educación y la dimensión política contribuye a la extensión de esa educación.


3.- Aristóteles se preocupó tanto por la naturaleza del ser humano como por sus relaciones sociopolíticas, creía que el individuo sólo se puede realizar plenamente en sociedad, que posee la necesidad de vivir con otras personas. También expresó que aquellos que son incapaces de vivir en sociedad o que no la necesitan por su propia naturaleza, es porque son bestias o dioses.

4.- Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; y la razón por la que el hombre es un “zóon politikón” en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje.

5.- La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado.
6.- ¿Quién puede evitar hablar de política en la actualidad si estamos “ad portas” de un proceso eleccionario? De acuerdo con el viejo Aristóteles, el filósofo peripatético, todos somos “animales políticos”. Paradójicamente, en algunas instituciones tienen como “política” no hablar de política. Otros dicen “yo soy apolítico”, queriendo con esto “escabullirse” de la verdad apodíctica de ser un “zóon politikón”.

7.- A estas alturas del proceso electoral* ya se conocen a todos los candidatos que “terciaran” en el mismo. Al ver las mismas caras conocidas -que por enésima vez participan en las elecciones- se escuchan cometarios como: “otra vez las mismas momias recalentadas de siempre”. Y al notar la presencia de rostros nuevos, dicen, “y a estos pelagatos, ¿quién les conoce?”. Como suele decir mi padre: “no hay cabalidad”.

NOTA: En estas elecciones me encuentro en el grupo de los “pelagatos”, corriendo para Asambleísta.

8.- Termino con una frase de Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Fuente: http://www.filosofia.mx/

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.