5/27/2013

LA FILOSOFIA EN TIEMPO DE CRISIS

Posted by Edwin Yanes on lunes, mayo 27, 2013 in , | No comments

Filosofía práctica para tiempos de crisis

Hablar de “filosofía práctica” es una redundancia, pues la filosofía real siempre es práctica. Desde sus orígenes en Grecia, la palabra “sofía” se refiere a “saber hacer algo muy bien”, y aplicado al desarrollo y evolución humano, sofía se convirtió en sinónimo de sabiduría: saber comportarse como ser humano.
Así, la filosofía es una búsqueda de respuestas ¡que podamos aplicar a nuestra vida, aunque sea de forma provisional! Cuando nos limitamos solo a pensar, no es filosofía y sí intelectualismo.
“La sabiduría consiste en hacer el bien” (Sócrates).
 “Lo importante no es ser filósofo, sino filosofar” (Confucio).
“¿Cómo puedo diferenciar lo que sé de lo que no sé? Es sencillo: sé lo que puedo hacer” (Delia Steinberg G.).
“Obras son amores y no buenas razones” (Proverbio popular).
La palabra “crisis” proviene del griego y se refiere a un cambio importante. Actualmente le hemos dado un sentido negativo que antes no tenía.

¿Por qué filosofía para la crisis?
Primero: la filosofía nos enseña a buscar en el fondo de las cosas y no quedarnos con las apariencias.
“Lo esencial es siempre invisible a los ojos” (El principito).
Segundo: dentro de la filosofía, la ética trata del comportamiento humano: de extraer lo mejor que tenemos y compartirlo.
“Lo importante no es lo que sabes, sino lo que vives” (Proverbio antiguo).
Y tercero: si analizamos la crisis económica actual, que tiene sumidos en la miseria y en la angustia a millones de personas, descubriremos que detrás hay unos cuantos sinvergüenzas que se han enriquecido ilícitamente, y lo han hecho porque CARECEN DE VALORES ÉTICOS. Si no queremos ser como ellos ni caer otra vez en lo mismo, ¡necesitamos ser éticos, necesitamos filosofía!
“Si quieres obtener resultados diferentes, deja de hacer las mismas cosas” (A. Einstein).
“Nada cambia si tú no cambias” (Jorge Á. Livraga).
¿Qué aporta la filosofía?
- La necesidad de tener un “ideal” por el que vivir, lo que actualmente llaman “un proyecto vital”. Los ideales nos permiten crecer por dentro (conocimientos y autocontrol) y por fuera (capacidad de hacer cosas), y cuanto más elevado sea el ideal, mejor.
“Si vas por un camino que construyes con tus manos día a día, llegarás adonde debes estar” (Escriba Real Ani. Egipto, 2500 a.C.).
- Reconocer que los cambios son necesarios. Sin cambios siempre permaneceríamos en el mismo lugar mental y emocional; debemos estar preparados para el cambio y aprovechar las oportunidades que trae.
En China, cambio se escribe con dos letras; una significa dolor, sufrimiento, pero la segunda significa oportunidad.
Estar preparado para el cambio es tener una mente abierta y poder vivir intensamente el presente, con todo lo que nos ofrece, sin dejarse llevar por el miedo: nos permite ver las cosas como son y no como tememos o nos gustaría que fueran. De esta manera, aumenta nuestra capacidad de reacción.
“Nada es, todo fluye, nada permanece” (Heráclito).
El yin y yang del tao
- Humildad, para no caer en exageraciones y fanatismos absurdos. Ser conscientes de que no tenemos todas las respuestas, pero tampoco partimos de cero. No somos ni sabios ni ignorantes totales, por lo que solo nos queda seguir aprendiendo. Nos enseña que no somos perfectos, pero sí perfeccionables.
“Saber lo que se sabe y saber lo que se ignora es el camino de la sabiduría” (Buda).
“El semisabio se conturba por la vida y por la muerte, según el estado de ánimo en que lo colocan las circunstancias” (Bhagavad Gita).
- Ver “en profundidad”, en vez de quedarnos en lo superficial. Tratar de aprender de los acontecimientos, en vez de limitarnos a sentirlos y quejarnos. Aprender a separar los estados de ánimo de lo que nos sucede, para extraer enseñanzas que nos sirvan ahora y en un futuro.
“Todo obstáculo está en mi opinión, pero no en mí mismo” (Marco Aurelio).
- Desarrollar los “valores” humanos. Son lo que Platón llamó VIRTUDES: la actitud que nos lleva a buscar el bien y a rechazar el mal. El espíritu de victoria necesario para enfrentarnos a todas las dificultades y peligros que la vida nos presente. Las virtudes son nuestros poderes latentes, hijos de nuestra voluntad, de nuestra capacidad de amar y compartir y de nuestra inteligencia; expresión de nuestra nobleza de alma.
“Lo importante no es lo que haces, sino cómo lo haces” (Delia Steinberg).
- La filosofía nos ayuda a ser dueños de nuestro destino e IMPIDE QUE LA CRISIS ENTRE EN NOSOTROS.
¿Cómo emplear las virtudes ante la crisis?
Platón señala que las virtudes son cuatro: templanza, fortaleza, prudencia y justicia, en este orden, y siendo la justicia la corona de las otras tres.
- Templanza: moderación, control de nuestras emociones para que no nos esclavicen y condicionen nuestro comportamiento.
“Nada en exceso” (Templo de Apolo en Delfos).
- Fortaleza: capacidad para superar las dificultades. En tiempos de crisis es la virtud con la que más hay que trabajar. La fortaleza es lo más opuesto al miedo y a la cobardía o actitud miedosa.
MIEDO FORTALEZA
Es anticipar un peligro. Es prepararse ante cualquier peligro y afrontarlo.
Es inacción y querer permanecer en la comodidad, ya sea física, psicológica, mental o espiritual. Es acción. Es una huida de la comodidad que nos lleva a ver los cambios como oportunidades.
Es egoísta y ultraconservador.Se mueve en lo que yo QUIERO o DESEO. Es altruista y generosa porque se siente el dolor de los otros (compasión).Actúa en el yo DEBO como persona.
Nos vuelve hacia nosotros mismos y nos paraliza, bloqueando la mente. Nos hace salir del miedo, con la mente despierta y enfocada a nuestro deber como seres humanos.
La inseguridad se expresa en nuestra psique como MIEDO, y en nuestro mundo mental como DUDAS. Seguridad en nosotros mismos: formación del carácter y confianza en nuestro ideal o proyecto vital.
Algunos de los componentes  de la fortaleza son:
o       El valor: la energía necesaria para empezar algo y para resistir; lo segundo es mucho más difícil.
o       La paciencia, base de la resistencia. Nos impide caer en la falta de esperanza y en la tristeza.
o       Fidelidad a nuestro ideal de vida.
o       La perseverancia o mantener el esfuerzo dentro de la fortaleza. Nos ayuda a ser duros con nosotros mismos y resistir; impide ser caprichosos y débiles ante cualquier contratiempo.
o       Sentido del deber ético: hacer lo que nuestra reflexión y experiencia nos dicen que es lo mejor para nosotros y para los demás.
o       ¡Y sentido del humor! Para no tomarnos las cosas demasiado en serio. Va unido a la humildad.
La fortaleza es un sano espíritu de victoria.
“Un sendero de mil leguas empieza bajo tus pies, pero la dificultad está en el primer paso” (Tao Te King).
“¡No te dejes morir lentamente! ¡No te impidas ser feliz!” (Pablo Neruda).
- Prudencia (que no es exceso de reflexión ni tiene que ver con el miedo ni la prevención) o capacidad para medir el alcance de nuestras acciones. Es pensar antes de actuar; y pensar lo más rectamente posible.
“La recta acción ha de ser precedida por el recto pensamiento” (Bhagavad Gita).
¿Nos ayuda la filosofía en nuestro proyecto vital?
Si acercamos las virtudes de Platón a nuestro mundo más cercano, veremos que sí nos son de muchísima utilidad:
-        La justicia, para elegir en cada momento lo mejor, sin dañar a nadie ni a nada innecesariamente. Elegir como nuestra meta en la vida, ideal o proyecto vital cosas justas.
-        La moderación, para ser lo más objetivos posible y no dejarnos llevar ni atar por las pasiones.
-        La prudencia, para concretar nuestro proyecto y saber rectificar cuando sea necesario.
-        La fortaleza, para iniciarlo y mantenerlo, haciendo los cambios de rumbo que exijan las circunstancias, pero sin perder de vista el puerto al que queremos llegar.
Resumiendo
La filosofía nos recuerda que somos más fuertes de lo que creemos y que dentro de nosotros están nuestras “armas de poder”, que nos permitirán lograr nuestro objetivo: SER FIELES A NUESTROS IDEALES DE VIDA E IMPEDIR QUE LA CRISIS ENTRE EN NOSOTROS.
Todo lo anterior es parte del Primer Curso de Filosofía Comparada que desde hace más de cincuenta años venimos impartiendo en Nueva Acrópolis.
Tienes en esta web el temario del mismo por si te interesa.
Estamos en más de 300 ciudades de 50 países; seguro que hay una sede de N.A. cerca y ,si no es así, ponte en contacto con nosotros.

“Si te encuentras ante una situación injusta, ¡cámbiala!; y si no puedes, acéptala y actúa lo mejor que sepas, sin protestar. Nada puede impedirte que seas justo, moderado y razonable” (Marco Aurelio).
(Síntesis de la charla coloquio dada por Javier Saura en Cádiz, en enero de 2011).
Además de los autores y textos que se estudian en el Primer Curso de Filosofía Comparada de Nueva Acrópolis, recomiendo los siguientes libros:
- “¿Qué es la filosofía antigua?”, Pierre Hadot.
- “¿Quién se ha llevado mi queso?”, Spencer Johnson.
- “Los estoicos”, Epicteto, Séneca y Marco Aurelio.
- “Anatomía del miedo”, José Antonio Marina.
- “Filosofía para vivir”, Delia Steinberg Guzmán.
- “El hombre y las crisis”, Jorge Ángel Livraga.
- “Nuestra incierta vida normal”, Luis Rojas Marcos.

 Fuente:
http://filosofia.nueva-acropolis.es/

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.