9/24/2013

LA FILOSOFÍA DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

Posted by Edwin Yanes on martes, septiembre 24, 2013 in , , | No comments
¿De dónde venimos? ¿Adónde iremos después de nuestra muerte? Son preguntas que el ser humano se hace constantemente a sí mismo.
Cuando no sabemos de dónde venimos ni adónde iremos luego de nuestra muerte, significa que vivimos y morimos de una forma confusa, sin saber ni comprender realmente el sentido de la vida.

A través de la creencia y de la fe en una determinada religión, buscamos la respuesta para el interrogante de nuestro destino. El conocimiento del proceso y las causas de la reencarnación es justamente para ayudarnos a definir hacia dónde iremos luego de nuestra muerte en esta existencia.

Los elementos y los factores esenciales para la formación de un ser humano.

De la misma forma que necesitamos de la materia prima para la fabricación de cualquier producto, también son necesarios algunos ingredientes para nuestra llegada a este mundo. Además del material genético para nuestra formación, hay otro elemento fundamental: el espíritu. En el Budismo, el espíritu puede ser definido como una forma de energía, sin forma física o material, constituida de las memorias de vidas, siendo perfectamente posible deducir o perfilar nuestra próxima reencarnación a través de las memorias de nuestra vida actual.

Buenos recuerdos nos hacen sonreír y sentirnos felices, malos recuerdos nos hacen sentir una profunda tristeza y llorar. Todos esos recuerdos de las experiencias que acumulamos en nuestras vidas quedan grabados en nuestro cerebro. En el momento de nuestra muerte esa acumulación de recuerdos se liberará de nuestro cuerpo físico en forma de energía. En ese mismo momento prevalecerá el recuerdo más fuerte y vívido que guardamos en esta existencia, definiendo nuestro destino en la siguiente vida.

A través de la expresión de un muerto se puede deducir si el último pensamiento, el recuerdo más fuerte, fue bueno o malo.

Algunos presentan una expresión serena mientras que otros expresan angustia. Cuando la expresión es serena, la persona parte con un sentimiento de satisfacción por la vida que terminó; cuando es angustiada, muere con la sensación de no haber cumplido con su deber, o el apego a algo en este mundo le impide irse en paz.

Todo lo que sentimos, olemos, saboreamos y pensamos compone nuestras memorias. Cuando gustamos de algo que experimentamos, normalmente lo repetimos, pudiendo llegar a convertirlo en una especie de hábito, que a su vez quedará grabado en nuestra mente en forma de recuerdos.

Las diferentes formas de vida o estado que podemos asumir

A) Reencarnación

El espíritu se integra a un cuerpo físico.

1- Seres que nacen de útero; son criaturas que ya nacen con una forma definida: humanos y mamíferos en general.

2- Seres que nacen a través de huevos: aves y reptiles.

3- Seres que para nacer dependen esencialmente del agua y de la humedad: insectos, anfibios y peces.

B) Transformación

    Seres etéreos; la mente simplemente cambia de estado sin integrarse a un cuerpo físico. Se asemeja al cambio de una forma de energía en otra.

     Entonces se percibe que podemos asumir diferentes formas en las diversas vidas que pasamos.

Formas de invocar memorias de vidas pasadas

a) Terapias de regresión (hipnosis): a través de ellas se puede

recordar sucesos de vidas pasadas.

b) Autocultivación: personas con dones sobrenaturales o personas con mucha cultivación consiguen ver sus vidas pasadas a través de poderes extrasensoriales

c) Ocasiones especiales: un buen ejemplo es cuando vemos personas desconocidas y experimentamos a primera vista un sentimiento de cariño o de disgusto. O cuando visitamos lugares, hasta entonces desconocidos, que nos parecen familiares. En ese caso, aunque no conseguimos recordar apropiadamente lo que ocurrió en vidas pasadas, hay una sensación de familiaridad.

Cómo salir del círculo de la vida y de la muerte
    Para que podamos romper el círculo de la vida y de la muerte y disfrutar de la liberación total (suprema) es necesario que sigamos algunos pasos.

1) Cumplir y seguir los Cinco Preceptos: no matar, no robar, no mentir, no cometer adulterio y no ingerir drogas ni abusar de bebidas alcohólicas.

2) Practicar meditación: para que podamos adquirir la suficiente firmeza y concentración. Así podremos aprender a controlar nuestra mente.

3) Practicar la sabiduría: entender y comprender la verdad del universo que nos rodea, puesto que sólo así guiaremos nuestros pensamientos hacia la verdad.

En el Budismo, tener una visión correcta de la vida significa:

    Creer que en el mundo existen el bien y el mal, y comprender que el bien lleva hacia la felicidad y el mal hacia el infortunio; creer en la fuerza del pensamiento. Creer que los legos pueden convertirse en sabios a través de mucho esfuerzo y determinación en la búsqueda de la perfección. Debemos comprender que la única diferencia que los separa es la capacidad del sabio para vislumbrar la verdadera esencia de las cosas; el lego sólo consigue vislumbrar la efímera apariencia de lo que lo rodea. 


Vía: http://www.cintamani.com.ar/

0 COMENTARIOS/OPINIONES:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son el motor que me impulsan a seguir publicando...gracias.